• Mar. Sep 27th, 2022

PAGINA12WEB

Noticias Regionales

¿Afecta la subida de tipos a Argentina?



No hay día que no se hable en los diarios económicos de la inflación y de las medidas que están poniendo en marcha los principales bancos centrales para paliar la pérdida de poder adquisitivo de la población ante un contexto geopolítico bastante complejo.

Una de ellas, y quizá de las menos populares por las implicaciones para el crédito, es la subida de los tipos de interés, que se había mantenido prácticamente inamovible en los últimos años y que en cuestión de meses ha disparado las hipotecas y, también, las ofertas de créditos personales que ponen a disposición de los usuarios desde las entidades bancarias.

“La tasa de interés alta no tiene buena fama para quien necesita dinero. Sin embargo, son los ahorradores los que salen beneficiados de ello al paralizar parte del capital en los bancos a la espera de remuneración. Es así como se consigue que la población gaste menos y se puedan contraer los precios que se han disparado” descubre LoanScouter, uno de los referentes en lo que a comparación de préstamos online se refiere.

Y puede que, precisamente, ahí esté la clave. En estabilizar los activos locales para conseguir frenar un contexto en el que la energía, la cadena de suministros e incluso las materias primas han batido récords y puede que sigan haciéndolo.

Entre los argentinos, se ha notado un pequeño cambio en la tendencia, siendo ahora las tarjetas de crédito las que mejor acogida están teniendo en el consumo. Y, en ese contexto de crédito, también en los créditos personales que se solicitan ya que, tras la devaluación de la divisa, es mejor gastarla para conseguir bienes materiales.

suba de la tasa de interés

Eso sí, según recomiendan los expertos, hay que seguir cinco puntos para acertar:

  1. Tener claro que si se solicita un crédito, ello implica devolverlo. Esta verdad, que parece obvia, para muchos puede acabar siendo un problema con lo que el primer paso es conocer la capacidad de endeudamiento propio para poder afrontarlo.
  2. Tener definido el importe que se necesita y para qué irá destinado. No valen improvisaciones, casi debería calcularse al céntimo teniendo en cuenta también si dicha tramitación supone algún coste añadido.
  3. Comparar los préstamos existentes en el mercado para saber cuál es el que mejor encaja por importe, plazos y tasas de interés al usuario. Esta operación que, de forma general, podría llevar días, gracias a los aglutinadores y comparadores como LoanScouter se realiza en cuestión de minutos.
  4. Leer todos los condicionantes de cada crédito. Tanto sus comisiones de apertura y cierre como sus plazos de devoluciones, intereses, intereses de demora o incluso requisitos para acogerse a ellos.
  5. Asegurarse de realizar los pagos a tiempo para evitar penalizaciones que encarecerían el producto.

Dicho esto, según se espera, el otoño traerá consigo más subidas de tipos, lo que significa que, quien de verdad necesita este tipo de línea de crédito, deba tomar una decisión realista y a tiempo para conseguir mejores condiciones de las que, previsiblemente, serán ofertadas en 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.