Edición deportiva – Deportes online

Edición deportiva


Edición deportiva – Deportes online

El deporte es una ocupación física reglamentada, normalmente de rasgo competitivo, que puede optimizar la talante física de quien lo practica, y tiene propiedades que lo diferencian del ejercicio.

La RAE, en su Diccionario de la lengua española, define deporte como una «actividad física, ejercida como pasatiempo o competición, cuya ejercicio supone entrenamiento y acatamiento a normas»; además, en una segunda acepción, más amplia, como «recreación, deporte, esparcimiento, distracción o ejercicio físico, por lo regular al aire libre».

Por otra parte, la Carta Europea del deporte lo define como: «Todas las formas de actividades físicas que mediante una contribución organizada o no, tienen como propósito la gesto o la progreso de la condición física y psíquica, el progreso de las relaciones sociales o la adquisición de resultados en competición de todos los niveles».

Institucionalmente, para que una acto sea considerada deporte, debe estar avalada por estructuras administrativas y de control reconocidas que se encargan de reglamentarlo (las organizaciones deportivas). El movimiento de que alguna actividad no esté reconocida institucionalmente como deporte, no impide que pueda estarlo popularmente, como ocurre con el deporte rural o con los deportes alternativos.

A pesar de que la explicación de deporte no especifica que la «actividad física» deba ser agotador, existen deportes de bajo efecto físico que no son considerados como tales por algunas personas. Un modelo de ello es el ajedrez, el cual es un juego cuya actividad física es, aparentemente, muy reducida, pero está reglamentado, tiene carácter competitivo y está avalado por federaciones oficiales, por lo que se considera un deporte.

Otros ejemplos de aparentemente escasa actividad física son el tiro con arco, el automovilismo, el billar, entre otros. Por el contrario, existen actividades físicas extenuantes que no son un deporte, por no cumplir con la definición.

Así mismo, de acuerdo con el Comité Olímpico Internacional, la práctica del deporte es un derecho humano, y uno de los principios fundamentales del Olimpismo es que «toda persona debe tener la posibilidad de practicar deporte sin discriminación de ningún tipo y dentro del espíritu olímpico, que exige comprensión mutua, solidaridad y espíritu de amistad y de juego limpio»