Corralones: Un rubro que no va a pasar nunca de moda

 

Desde los orígenes de la civilización, las personas necesitan tener un lugar para vivir. Es por eso que, a lo largo de los tiempos, diferentes estilos y métodos de construcción fueron apareciendo. Tanto en las grandes ciudades como en los pueblos pequeños hay al casas, locales y edificios en donde las personas viven o trabajan.

Y ese paisaje de concreto que conforma algunas de las ciudades más grandes del mundo son solo la prueba de que el único límite que tiene la construcción humana es el cielo. Sin embargo, toda construcción empezó con una serie de materiales separados que fueron mezclados hasta dar con las formas actuales.

Esos materiales de construcción (https://www.elpimpollo.com.ar/servicios/)  siempre deben ser de buena calidad, ya que son los que van a definir cuán sólida va a ser la estructura que se está construyendo. Sin embargo, esos mismos insumos deben salir de un lugar que de una garantía de calidad, ayude a elegir las cantidades y genere la confianza para que empresas constructoras sigan confianza. Es por eso que los corralones de materiales son algunos de los negocios que se mantienen vigentes a lo largo del tiempo.

La función principal de estos lugares es de almacenar y proveer todos los elementos básicos que se necesitan para poder construir una casa, un edificio o un local comercial.

Estos van desde el cemento, la arena y el concreto hasta los materiales ignífugos, el acero y todo lo referido a aislación. Algunos, como es el caso de El Pimpollo también brindan servicios de asesoramientos para personas y ofrecen elementos para dar detalles a las obras, como ser cerámicos, grifería o incluso moviliarios para ambientes como baños o cocina.

Si bien la idea del corralón clásico sigue siendo la de los proveedores de insumos para la construcción, la realidad es que muchos de ellos están empezando a ofrecer productos que van a ser parte de los procesos posteriores. De esa manera, es más fácil asegurarse que un arquitecto, una empresa constructora o un particular los van a tener en cuenta tanto al inicio como al final de la obra.

Hay familias que se han dedicado a este negocio durante décadas, y el hecho de que la construcción no se haya detenido ni cuando hubo crisis económicas es el testamento de que estos negocios van a seguir presentes por mucho más tiempo. Pueden no ser los más populares o los más solicitados por el público en general, pero siempre están disponibles para quienes lo requieran.

Agradecemos a Pedro de El Pimpollo–Corralon por brindarnos esta nota para nuestro portal

Author: Mauricio Di domenica

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *